6 estrategias para negociar como un profesional en Bienes Raíces

6 estrategias para negociar como un profesional en Bienes Raíces

escrito por: 
afuentes

Ya sea que estés esperando mejorar tu alquiler o conseguir un mejor trato en la compra de una casa, si mueves bien tus fichas, podrás negociar como un profesional en Bienes Raíces.

Como inquilino o comprador, puedes sentir como si los propietarios o los vendedores tienen la sartén por el mango. La verdad es que tienes mucho más poder del que crees, si sabes cómo usarlo.

Prueba estos 6 consejos para negociar en bienes raíces.

Negocia como un profesional con estos seis consejos:

1. Ofrece firmar un contrato de arrendamiento a largo plazo

Has encontrado el departamento de tus sueños y tus sueños se ven amenazados por el ato valor del arriendo? No te desanimes tan rápido, puede haber una solución.

Hay algo que los propietarios temen más que otra cosa y es tener su inmueble sin inquilinos (un departamento vacío es igual a una cuenta bancaria vacía); si ofreces firmar un contrato de arriendo a dos o más años en lugar del estándar de 12 meses, generalmente te permite negociar el valor mensual de alquiler y bajarlos a un valor más razonable para ti.

Si todavía no encuentras un departamento en alquiler puedes verlo en nuestra sección de alquileres!

2. El cierre rápido es tu mejor amigo

Si bien para comprar una casa o departamento puede que no tengas los medios para hacer una oferta de contado, ten en cuenta que el tiempo es dinero, si puedes reducir el tiempo entre que te aceptan la oferta  y cierras la venta, tu mejor y más baja oferta puede llegar a ser mucho más atractiva para el comprador. Esto es mucho mejor si el vendedor acaba de comprar una nueva propiedad o se está cambiando a nuevo trabajo o cambiando de ciudad.

Asegúrate de que el banco pueda darte préstamo de forma rápida y luego ofrecer un plazo de cierre corto para mejorar a tu favor el negocio.

3. Deja para el final la renovación de contrato

Si inicias la negociación de renovación de alquiler con el propietario seis meses antes de que el contrato de alquiler termine, podrías ser sospechoso de tratar de romper el contrato de arrendamiento y las negociaciones se podrían caer. Pero si esperas hasta el último momento para negociar alquiler, es muy probable ganes algo y también el propietario

Por ejemplo, hacer reparaciones para las nuevas demostraciones a futuros interesados en alquilar la casa o departamento, la elaboración de un nuevo contrato de arrendamiento, las inscripciones en notarías,  entre otras cosas, son los gastos de cualquier arrendador preferiría evitar.

Qué tal una ligera reducción del valor de alquiler a un inquilino estable para evitar todos estos problemas? Trato hecho!

4. Pagar ahora, ahorrar después

Quizás tu departamento alquilado es muy bueno, pero es más que seguro que necesita reparaciones. A medida que se  acerca el final del contrato de alquiler, lo mejor es tener confianza con el propietario del inmueble para indicarle acerca de las deficiencias de su apartamento, para que luego puedas ofrecer hacer las reparaciones tu mismo a cambio de una reducción del valor de alquiler o por lo menos que se mantenga igual sin incrementos.

Es posible que te gastes unos cuantos cientos de dólares, pero todo ese dinero será bien invertido y con el tiempo regresará a ti.

5. No te preocupes tanto por un poco de aumento

Puede ser muy difícil como comprador ofrecer al propietario del inmueble un extra de $ 5.000 para cerrar el trato, pero si le preguntas a tu oficial de crédito o agente bancario de hipotecas, puede que te sorprendas de la poca diferencia en incremento de los costos mensuales de la hipoteca a largo plazo.

Elabora tu presupuesto con una serie de diferentes escenarios por encima de lo que piensas que estás dispuesto a invertir. Si encuentras que la casa en venta es la verdadera casa tus sueños y está un poco por encima del presupuesto, sabrás exactamente lo que debes hacer.

6. Lleva la delantera y pide regalos

El propietario de un departamento en venta que se encuentra en el tercer piso, por ejemplo, puede ser que no desee gastar mucho dinero para alquilar una grúa para mover sus grandes muebles o solo pensar en el trabajo de hacer la mudanza le causa dolor de cabeza. Otro caso son los jubilados que pasan de una casa con un gran patio a un departamento pequeño con cero espacio al aire libre. Ellos probablemente tienen poco interés en sus muebles de patio y no saben qué hacer con ellos.

Una vez que su oferta de compra ha sido aceptada y el proceso de cierre está moviendo, hable con su agente o corredor de bienes raíces para negociar los muebles o accesorios de la casa de sus sueños. Realmente no hay nada de malo en preguntar, en la mayoría de los casos, un vendedor no va a cancelar el negocio porlos muebles del patio.