Los 8 errores más comunes al vender una casa

Los 8 errores más comunes al vender una casa

escrito por: 
geobienes

Si vas a vender tu casa por primera, segunda o incluso por tercera vez, sabrás que este es un trabajo que puede ser sorprendentemente agotador y un desafío emocional.

Ten en cuenta que personas extrañas entrarán en tu casa y revisarán tus armarios y anaqueles. Van a criticar un lugar que para ti representa mucho más que cuatro paredes y un techo, y luego te ofrecerán menos dinero de lo que piensas que vale tu casa.

Sin experiencia y con una transacción emocional y compleja en tus manos, es fácil para los propietarios/vendedores primerizos cometer muchos errores, pero que con un poco de conocimiento, muchos de estos errores pueden ser evitados totalmente.

Te explicaré como obtener un buen precio por tu casa sin que pierdas la cabeza, explicando los 8 errores más comunes que se comenten al vender un inmueble.

1. Poner un precio demasiado alto

Si trabaja con un agente o lo hace solo, colocar el precio correcto es clave. ¿Recuerda el análisis comparativo de mercado que hizo cuándo iba a comprar su casa hace por primera vez? Los compradores harán esto con su casa, como vendedor usted debe ir un paso delante del juego.

No se preocupe demasiado por el regateo de precios porque, en la teoría, esto generará múltiples ofertas y querrá ofrecer precios más elevados comparados con los ofrecidos por el mercado. De hecho, vendiendo su casa a un valor más bajo puede resultar en una buena estrategia para  generar interés.

2. No preparar la casa para la venta

Los vendedores que no limpian y organizan sus casas arrojan el dinero a la basura. Si usted no está en capacidad de contratar a un profesional de limpieza, no hay problema, pero hay muchas cosas que usted puede hacer por sí mismo.

La desventaja en no hacer estas cosas no sólo reducirá su precio de venta, también puede impedirle alcanzar una venta. Por ejemplo, si usted no ha reparado pequeños inconvenientes tales como una cerradura floja, el comprador puede preguntarse si la casa tiene daños más graves y más costosos que no se vean a simple vista.

No se imagina lo mucho que se logra con una mano de pintura, limpieza y orden.

3. ​No contratar a una empresa inmobiliaria

Aunque los corredores inmobiliarios cobren una comisión, tratar de vender su casa por su cuenta, sobre todo si usted no lo ha hecho antes, es probablemente un pésimo consejo. Un buen corredor de bienes raíces le ayudará a poner un precio de venta de su casa justo y competitivo que aumentará las probabilidades de una venta rápida. Un agente de bienes raíces también interactúa directamente con los potenciales compradores y usted se evitará a los curiosos que sólo quieren echar un vistazo a su propiedad y que no tienen ninguna intención en presentar una oferta.

Un agente inmobiliario tendrá más experiencia vendiendo casas que usted, ayudándole a ganar más dinero de lo que usted lo haría por su cuenta. Además, si surge cualquier problema durante el proceso (lo que comúnmente sucede) un profesional experimentado estará allí para solucionarlos. Finalmente, los agentes están familiarizados con todo el papeleo administrativo y errores que envuelven a una transacción inmobiliaria y pueden asegurar que el proceso avance con seguridad.

4. Involucrarse demasiado sentimentalmente

Si decide vender, lo mejor es que se convierta y piense como una persona de negocios más que como el propietario de la casa. El enfoque debe ser netamente financiero y distanciarse de la parte emocional que nos da la casa que indudablemente nos ha dado muchos recuerdos.

También, intente recordar lo que usted sintió o pensó cuando estaba comprando esta propiedad. La mayor parte de compradores también estarán en un estado emocional. Si puede recordar que está vendiendo no solamente un pedazo de propiedad, sino también una imagen, un sueño y un estilo de vida, con mayor seguridad pondrá más esfuerzo en crear una imagen y quizás realizar una pequeña remodelación  para conseguir un dólar extra para su casa. Estos cambios no sólo ayudarán al precio de venta, también le ayudará a crear una distancia emocional porque la casa parecerá menos familiar.

5. ​Esperar conseguir el precio que se pide

Cualquier comprador inteligente negociará, y si quiere realizar la venta, usted tendrá que entrar en el juego. La mayoría de la gente quiere establecer un precio de mercado que atraerá a los compradores dándole un espacio para las negociaciones. Esto permitirá al comprador creer que está comprando algo a buen precio y a usted conseguir la cantidad de dinero que necesita por la venta.

6. ​No tener unas buenas fotos para la publicidad inmobiliaria y anuncios

La mayoría de compradores buscan casas en internet y muchas o todas estas casas tienen fotos también. La oportunidad surge porque hay tantas fotos malas de casas a la venta que si usted hace un buen trabajo, esto le ayudará a generar interés.

Las fotos buenas deben ser claras y nítidas, debe tomarlas durante el día cuando haya mucha luz natural disponible, y debe mostrar los mejores lugares de la casa. 

7. ​No recibir bien a sus potenciales compradores

Si alguien quiere ver su casa, usted tiene que recibir a esta persona, incluso si resulta inoportuno, en las noches o los fines de semana. Y por supuesto que usted tiene que limpiar la casa antes de cada visita. 

8. Firmar una promesa de compraventa con una persona descalificada

Lo mejor es firmar una promesa o compraventa con una persona que demuestre una precalificación bancaria, incluso el BIESS precalifica en línea y en menos de 2 minutos. Si su comprador le indica que la compra de su casa depende de la venta de la suya puede resultar ser un serio problema para usted si necesita cerrar el negocio en una fecha en particular.

Compártelo con tus amigos!