Por qué debo adquirir una vivienda vacacional?

Por qué debo adquirir una vivienda vacacional?

escrito por: 
afuentes

Es algo que muchos desean, el sueño anhelado de tener una casa para vacacionar, que aunque es comúnmente considerado como un lujo al cual pocos pueden acceder, lograrlo cada año se hace más fácil por la variedad de ofertas y oportunidades que se pueden encontrar en el mercado.

Primero debemos conocer las opciones de financiamiento y luego revisar la oferta existente. Se debe tomar en cuenta que no todos los bancos financian una vivienda vacacional, o segunda vivienda. Esto ocurre porque bajo el análisis de ciertas instituciones financieras, cuando una persona tenga dificultades económicas, es más probable que deje de cancelar las mensualidades de la hipoteca de su segunda vivienda, a arriesgarse a perder su residencia principal.

Sin embargo, para el beneficio de muchos, existen varias opciones en la banca privada para financiar su adquisición. Tratando de priorizar el pago de la hipoteca de segunda vivienda sobre la residencia principal, la banca privada por lo general otorga el 50% de financiamiento sobre el valor del inmueble, llegando hasta el 70% según la buena relación cliente-banco.

También tenemos al BIESS, institución que puede otorgar financiamientos de hasta el 100% del valor de inmueble, con los mismos requisitos y beneficios que si se tratara de primera vivienda, algo sumamente excepcional.

Esto resulta muy atractivo para el mercado, partiendo de las facilidades de la banca para financiar un sueño al que todos deseamos acceder, ahora debemos analizar las ofertas existentes en la costa Ecuatoriana.

Tenemos dos opciones en cuanto a tipo de vivienda: casa o apartamento. La primera opción es por lo general considerada para familias grandes, que buscan un lugar para llegar en grupo, desde los abuelos, hasta los nietos. Desde General Villamil Playas, pasando por Salinas, Ayangue, Olón y más al norte, podemos encontrar muchas opciones.

Por otro lado, la opción de adquirir un apartamento es más llamativa para familias reducidas, que buscan un lugar cercano a la playa, con áreas sociales que en algunos casos se parecen más a un resort u hotel que a un condominio residencial, con piscinas, hidromasajes, salas de cine privadas, gimnasios, pérgolas, etc.

Estas comodidades se convierten en la atracción número uno de potenciales compradores, que además de tener su inmueble vacacional, lo usan como base de diversión hacia las diferentes rutas de la costa ecuatoriana, como es el caso de Salinas, que por ser una ciudad completa y conectada con el resto de balnearios por carreteras y con la capital por aeropuerto, sigue siendo el principal destino de turistas e inversionistas.

Otro beneficio de adquirir una vivienda vacacional, ha sido la llegada de extranjeros que buscan retirarse en las playas de nuestra costa, lo cual ha favorecido en la revalorización de los inmuebles y el aumento de servicios en las ciudades costeras.

Muchas personas piensan que por el hecho de que una vivienda vacacional solo se disfruta pocos meses del año, resulta una mala inversión. Esto es un error, ya que uno de los mayores beneficios de tener una vivienda vacacional es la posibilidad de arrendarla cuando no lo estamos ocupando. En nuestro país los períodos de vacaciones de la costa y sierra son en diferentes épocas del año,  lo que ocasiona un flujo constante de turistas durante todo el año.

Además de la creación de populares plataformas tecnológicas como Airbnb, donde se puede arrendar los inmuebles enteros o solo habitaciones, permitiendo que propietarios de viviendas compitan directamente con los mejores hoteles del sector, recibiendo una muy atractiva rentabilidad.

Teniendo en cuenta todos estos factores, se puede concluir que el momento de invertir y adquirir una vivienda en la playa es ahora, con las facilidades y ofertas del mercado que existen, quién sabe y en el futuro Usted venda su residencia en la ciudad y se retire al pie del mar.

Compártelo con tus amigos!